Mujer empresaria, la pasión por hacer pasteles se convirtió en un exitoso negocio.

“La actitud ante lo que uno quiere lograr es fundamental para que se hagan realidad los sueños”, así define Marisa Lazo de 47 años de edad, el éxito que ha tenido como mujer empresaria al crear “Pastelerías Marisa”.

Marisa Lazo

Inició en su casa, en la cocina, haciendo lo que más disfruta: hornear pasteles. Los vendía entre sus amigos y, éstos a su vez, la recomendaban por su sabor casero que hoy sigue siendo el mismo. Si le hablaban y le pedían un pastel del sabor que fuera, lo preparaba, nunca decía que no.

Con el tiempo fue insuficiente su cocina, el horno no era lo suficientemente grande para realizar los pedidos, así que una parte de lo que ganaba lo iba guardando. Llegado el momento invirtió en un equipo semi-industrial. Un día cuando compraba los ingredientes en el súper mercado, se dio cuenta que tenía que hacerlo por mayoreo; cuando se acerco a la fábrica que elaboraba la mantequilla que utilizaba en sus productos para comprar por volumen, fue cuando decidió hacer de su pasión una empresa.

Marisa empezó con una tienda en el año de 1997, asegura que su condición de mujer no fue impedimento para lanzarse como empresaria. “Es un mito eso de que es más difícil para las mujeres; todo te lo dan igual, el permiso, los trámites. Incluso yo creo que he recibido más apoyo por lo mismo, ser mujer”.

“El creer en las personas también ha sido otro factor básico para crecer, la desconfianza no deja avanzar. La diferencia sólo son los lentes que nos ponemos”, señala Marisa, que por cierto así se llaman su 25 pastelerías que tiene; 24 dentro de la Zona Metropolitana de Guadalajara, Jalisco, y una en Agilicé. La expansión hacia otras ciudades de la República Mexicana, vendrá después; posiblemente en unos cuatro o cinco años y sería en la Ciudad de México. Por ahora la meta es crecer más en los municipios conurbados de la tierra tapatía

Para Marisa, el amar lo que uno hace, ahorrar y compartir, son los pilares que sustentan su éxito. Su frase que ha marcado su vida profesional, es escrita por el Dalai Lama que dice “La generosidad, genera abundancia”. Asegura que el ayudar a los más necesitados desinteresadamente, aumenta la satisfacción y por supuesto la abundancia se hace presente.

 

Notas más vistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>