Lo que debes tomar en cuanta antes de que nazca tu bebé

Hay esperas que son muy anheladas y atesoradas; esos nueve meses que laten en el vientre de la mamá y, que la familia entera atestigua. Más, cuando es el primer hijo o hija; es un momento de mucha paz y tranquilidad sin embargo, también tienes que tomar tus previsiones para cuando llegue el bebe a su nuevo hogar.

Seguramente ya te han dicho más de una vez, “Mamá primeriza” un título que engloba perfecto todos los vaivenes a los que te enfrentaras durante la gestación y más, al momento de que tu hijo ya este en tus brazos.

Por eso, toma en cuenta las siguientes recomendaciones y hazlas mientras esa espera termina.

1. ¿Dónde dormirá el bebe?

Te puede parecer demasiado obvia esta pregunta; es posible que consideres que dormirá en tu cama “mientras” compras una cuna. Pero es importante que al menos tengas un moisés para cuando duerma durante el día y no correr riesgos de que sufra una caída en tu cama. Sigue leyendo

Flatulencias: Excesos a la hora de comer

Los excesos en la comida generan diversos problemas a largo plazo, pero también, a las pocas horas de haber consumido una gran cantidad de alimento y/o muy condimentada, llegan las consecuencias. Uno de esos “incidentes” son las flatulencias o gases.

Estos “vapores” son producidos en el aparato digestivo con la descomposición del alimento, al mezclarse con los jugos y movimientos propios del estomago, además de las bacterias que residen en ese sitio.

Aún cuando se relaciona que los gases son producto de comer demasiado, los médicos señalan que el ingerir los alimentos muy a prisa, tragar bastante aire al momento de llevar la comida a la boca, o productos en mal estado, son otras causas por las que se presenta la flatulencia. Sigue leyendo

Artículos relacionados:

Detecta el cáncer de mama: ¡Cuídate!

Tumores, quimioterapias, mastografías, oncólogos, radiaciones, ecosonográmas, senos: igual a cáncer de mama. Hace 10 años estas palabras eran desconocidas para la mayoría de las mujeres; casi nadie tenía a alguien cercano que lo hubiera presentado, la información sobre esta enfermedad no tenía el alcance que hoy tiene. Y es que, hoy, sí tenemos a una prima, una madre, una esposa, una hija, una amiga, o nosotros con un diagnóstico de cáncer.

La noticia sigue congelando no sólo a quien lo presenta, sino a la familia en general. No se pierde solamente un seno, también se escapa la tranquilidad. Se instala la angustia y el miedo a dejar a nuestros hijos, nuestros padres, nuestra familia; nuestra vida.

Esta enfermedad sigue creciendo a pasos agigantados y seguirá mientras no tomemos consciencia de que lo que no hacemos hoy, repercute en el futuro; pero un futuro inmediato. Y no me refiero a la alimentación, al estrés, al tabaco, al alcohol, a la falta de ejercicio físico ni a la actitud negativa, sino a la cultura de detección. Sigue leyendo

Artículos relacionados:

Notas más vistas
Temas